Uno de los mayores merítos de Italia es la calidad y la riqueza de su gastronomía. El ambiente natural y alegre que siempre hay al rededor de una mesa llena de comida tradicional italiana, y la variedad de sabores, son una excelente opción para celebrar un evento tan importante como el matrimonio.

La recepción puede ser formal con una mesa imperial elegantemente montada, o con una disposición de más mesas redondas de 8 hasta 12 plazas, de efecto más jovial, pero llamativo. El menú es tradicional con un primer plato, plato principal y postre. Los vinos se escogen según el menú. La mantelería es muy importante y completa el efecto y la atmósfera del contexto en el que tiene lugar la recepción.

Una tendencia es la creación de pequeños lugares de encuentro y de apoyo más juveniles e informales dispersos por ejemplo en un jardín donde los huéspedes pueden juntarse como se les antoje y disfrutar de cada momento cambiando la compañía y la conversación acompañados  de pequeños platos picando libremente entre un muy rico y variado bufé.

La buena comida italiana no defraudará las expectativas de sus huéspedes y estaré encantada de mostrarle las facetas de nuestra cocina regional  para así poder elegir el menú perfecto para su boda con el soporte  de chefs profesionales.